ESTÁ MI CANARIO ENFERMO...? “QUÉ DEBO OBSERVAR...”

Mensaje  Las aves con mal estado de salud presentan algunos síntomas. Sólo tenemos que prestar atención a los comportamientos y actitudes extrañas del ave. En la medicina aviar la oportunidad y la intervención es fundamental para resolver problemas e incluso salvar al animal. El rápido descubrimiento de los síntomas puede ser decisivo a la hora de salvarle la vida. La mayoría de las aves enfermas reducen su actividad física y por supuesto cantan menos, parecen tristes, se comportan de manera somnolienta, con los ojos casi cerrados, e incluso a veces pasan mucho tiempo durmiendo. El plumaje es otro signo ineludible de la salud o condiciones físicas del ave y debemos tener un especial sentido de la observación para determinar el estado de salud del ave. Por ejemplo, a veces éste aparece como inflado, ya que el animal eriza las plumas para crear una cámara de aire entre el exterior y la piel, procurándose así una retención o menor disminución de la temperatura corporal. El plumaje puede aparecer de color opaco, perdiendo su brillo natural. Las alas pueden aparecer caídas. El ave enferma consume menos alimento. En las infecciones gastrointestinales se observa un aumento del consumo de semillas negras o más energéticas (grasas). El consumo de agua aumenta considerablemente. El aspecto de las heces, que normalmente son parecidas, puede cambiar en su volumen y color. En las infecciones del aparato respiratorio se pueden observar diferentes síntomas: tos, estornudos, frotado del pico en las perchas, expulsión de exudado (líquido) por los orificios nasales, incluso llegando a mancharle, si son abundantes, las plumas de alrededor del pico. La respiración puede tornarse angustiosa, incluso con el pico abierto y las alas ligeramente caídas. Es muy interesante hacer referencia a que las aves como no disponen de diafragma y al tener comunicados la cavidad torácica y la abdominal cualquier anomalía en los órganos del abdomen (aumento de volumen de alguna víscera) ocasiona menos espacio en los sacos aéreos para el aire, lo que influye en la capacidad respiratoria del ave enferma. Aún así no descartaremos que el animal enfermo tenga una patología respiratoria. También cabe resaltar que la temperatura corporal normal de las aves suele superar los 40º C, y siendo esta su temperatura es conveniente mantener por encima de los 30º al ave enferma.

SELECCIONE ENFERMEDAD

Ácaros Rojos

Ácaros de las Plumas

Ácaros de las Patas Sarna Asma Acaricida
MegaBacterias